Vivimos en un feudo moderno

Imagen de previsualización de YouTube

Cuando hablo de feudo hago referencia a aquello que todos estudiamos en historia… esos abusos y distinción de clases a los que eran sometidos la mayoría de humanos a costa de los cuatro que gozaban de poder y vivían como reyes, todo eso que leemos con asombro y sorpresa, y que fácilmente nos lleva a pensar en lo mucho que hemos evolucionado y que es una suerte que ya no estemos así.

Error.

Vivimos exactamente lo mismo que aquellos pobres señores que trabajaban en el campo y sufrían enfermedades y dificultades por la supervivencia para que algunos señores viviesen en la mayor comodidad, pero en un contexto diferente.

Está claro que la tecnología mejora, tenemos más comodidades, sí… Pero alguna vez te has parado a pensar que, a pesar de la evolución informática, robótica y tecnológica en general en las últimas décadas… ¿Seguimos trabajando las mismas horas? ¿No deberían estas facilidades y máquinas que sustituyen a los trabajadores hacer que necesitásemos menos horas de trabajo?

Error.

Los avances tecnológicos son únicamente más beneficios y producción para las grandes empresas. Los trabajadores seguiremos trabajando lo mismo, y si hace falta, los que no se necesiten se irán a la calle.

Si ya has visto el vídeo que encabeza este artículo entenderás que todo esto va aún más allá. La realidad actual de nuestro mundo y de la humanidad es muy grave, y teniendo en cuenta los diferentes contextos y tecnología, quizá incluso más grave de lo que era en la Edad Media.

Cuando se tratan estos temas me vienen preguntas a la cabeza. ¿Por qué no hacemos nada? ¿Por qué nos da igual? ¿Por qué somos tan conformistas? Nos dan lo justo y necesario para que no armemos una escandalosa revolución frente a esta clase de injusticias. Y entonces recuerdo una frase de Marx, filósofo que algunos estudiamos en Bachillerato:

“La religión es el opio del pueblo¹” (1)

Esta frase era genial en 1844. Ahora habría que modificarla ligeramente: “La televisión es el opio del pueblo”. Principalmente, también el cine, los videojuegos y toda clase de ocio que nos inunda, distrae y entretiene, que además también nutre a los gobiernos y empresas (véase por ejemplo el canon, que además acusa a todos los ciudadanos de piratear, ignorando la presunción de inocencia).

Pero todo esto no importa. Porque mañana, tanto tú como yo nos levantaremos para ir a trabajar, estudiar, o simplemente disfrutar del día de Reyes. Seguiremos haciendo lo que se supone que debemos hacer, continuaremos con el camino fácil, ajustándonos a lo establecido.

Desayunaremos cada día y quizá pasen unos días… o unas horas, incluso unos minutos hasta que olvidemos el pensamiento de “qué pena que las cosas sean así, pero yo sólo no puedo hacer nada“. Y esto lo pensaremos todos y cada uno de los que leamos este artículo.

Y nuestro mundo seguirá su curso.

8 comentarios to “Vivimos en un feudo moderno”

  1. Anónimo at #
  2. Anónimo at #
  3. Anónimo at #
  4. Anónimo at #
  5. Anónimo at #
  6. Anónimo at #
  7. Anónimo at #
  8. Anónimo at #
  9. Anónimo at #
  10. Anónimo at #
  11. Anónimo at #
  12. Anónimo at #
  13. Anónimo at #

Deja un comentario