Un buen piropo

Un buen piropo

El secreto de un buen piropo es que tú realmente te deleites con su belleza. Y que lo disfrutes, que te emocione, que admires su belleza. Díselo ¡Eso fantástico que aprecias en ella!

Díselo apreciando con sinceridad algo que te cautive de ella. Para mí ese es el primer secreto.

¡Personaliza el piropo! Que suene diferente a todo lo que ha oído antes. ¿Cómo?

Díselo apreciando algo específico y detallado, no seas típico, puedes comentar por qué para ti es único, cómo te hace sentir, por qué te gusta eso de ella. El segundo y último secreto. No digas: “Qué guapa eres” o “Me encanta tu sonrisa”. Ponle tu toque personal.

Ejemplo:

Una tía puede haber oído mil veces “Qué ojos tan bonitos tienes”, que es un piropo muy general. Si realmente estás loco por sus ojos y quieres decírselo, puedes intentar darle más autenticidad al piropo y personalizarlo:

“Tienes los ojos más fascinantes que he visto en mi vida… Cuando te miro en lo más profundo de tus ojos siento tu vitalidad, tu energía femenina, y tus ganas de saltar.”

Otro ejemplo:

“Tienes esa energía que se me contagia y me recorre el cuerpo por la espalda de arriba a abajo… y se funde con mi energía cuando se cruzan nuestras miradas.”

Piensa, a la hora de darle un cumplido a ella: Primero… ¿Por qué se lo dices?

- ¿Para gustarle más, para camelártela, buscando una reacción positiva? (Actitud reactiva, la pones por encima de ti)

o…

- ¿Porque ella te encanta, y te emociona su belleza, y te sientes tan deleitado que tienes que expresarlo, y se lo dices porque ése eres tú, esa es tu forma de ser, sin importarte su reacción? (Actitud sincera)

Y… cuidado: ¿Piropos sólo de su físico?

No nos quedemos sólo con la belleza exterior. Abrid los ojos para ver mucho más allá. Nadie quiere sentir que sólo vale o sólo atrae por su físico. Queremos sentirnos deseados por toda nuestra persona. Una chica no quiere que sólo aprecies la belleza de su externa. Si piropeas algo de su interior, de su forma de ser, su personalidad, su comportamiento, su actitud, lo bien que se las arregló para salir de un problema… demuestras que te fijas más en los detalles, que ves belleza en ella, que no eres un superficial, que no ves sólo un cuerpo sino una persona en su conjunto, que ves más allá de la superficie, más de lo que los demás ven inicialmente. Que amas a las mujeres. Y a ella en particular.

- “¡Me encanta hablar contigo! ¡Tienes un sentido del humor muy especial! Me haces reír mucho y eso es raro, ¡Casi ninguna chica lo consigue!”

- “Me he fijado que cuando tus amigas te ven llegar, en sus ojos me he dado cuenta de que todas te miran con profunda ternura porque saben lo mucho que las quieres y todo lo que das por ellas. Apuesto que tienes un gran corazón…”

- “Eres encantadora. Qué bonito lo que has dicho. Tu mensaje me ha llegado al alma… Todavía estoy temblando.”

- “¡Sabía que lo conseguirías! ¡Eres una auténtica luchadora y te mereces este premio por todo tu esfuerzo! Vas a llegar muy lejos.”

Esto lo leí hace poco por ahí y lo encuentro interesante:

Usa el verbo TÚ más que el verbo YO.

- Imagina que una chica te dice:
1. “Esa corbata nueva te hace muy guapo”
2. “Te veo muy guapo con esa corbata nueva”
3. “Estás muy guapo con esa corbata nueva”

Compara los tres y fíjate cuál te gusta más oir.

1. “Qué elegante te queda ese traje”
2. “Te veo elegante con ese traje”
3. “Qué elegante estás con ese traje”

Para mí el mejor es el 3 (tú eres/tú estás). Luego el 2 (yo te veo). Y el peor el 1 (el objeto).

Los halagos más oportunos cuando empiezas con una interacción son precisamente los materiales. Es evidente que a ellas les gusta ver que les sirve de algo arreglarse y ponerse monas, así que los primeros halagos siempre tienen que ser o deberían ser materiales.

Después de un tiempo de interacción, llega el momento de empezar a utilizar otro tipo de halagos, aquí se podrían empezar a usar los personales, debido a que una mujer necesita saber porque quieres escalar con ella. Es el momento de decirla lo bien que te cae, lo simpática que es y todo aquello que de verdad te parezca interesante de su personalidad. La idea no es que tú no escalas por escalar, si no que simplemente vayas descubriendo cosas de ella que cada vez te gustan mas.

Por último, habría que utilizar el halago físico, es aquí cuando puedes decirle lo guapísima que te parece o lo mucho que te gusta la forma de su culo o sus pechos. Siempre sincero y utilizando la dinámica ya mencionada de como utilizar el piropo.

Por James Bond y Sweetdream.

Conclusión del editor: Con los piropos, como con todo, es siempre muy importante ser auténtico en lugar de buscar una reacción. Di lo que realmente sientas o aprecies de esa mujer, los ejemplos aquí expuestos son sólo ejemplos que no tienen porque concordar con tu personalidad o con la manera de decir las cosas. También es interesante la idea de aplicar cierto romanticismo, apreciar las sensaciones positivas que te transmite esa chica y transmitírselas a ella. Y recuerda siempre: Las “reglas”… ¡Están para romperlas!

Si quieres ver más artículos como este entra en nuestro foro.

3 comentarios to “Un buen piropo”

  1. Anónimo at #
  2. Anónimo at #
  3. Anónimo at #
  4. Anónimo at #
  5. Anónimo at #
  6. Anónimo at #
  7. Anónimo at #
  8. Anónimo at #
  9. Anónimo at #
  10. Anónimo at #
  11. Anónimo at #
  12. Anónimo at #
  13. Anónimo at #

Deja un comentario