Un camino hacia la satisfacción personal

La búsqueda de la felicidad eterna

Esta idea es utópica. La felicidad es un sentimiento, y como sentimiento es algo insustancial, caduco, efímero… No puede durar para siempre, como la ira o la tristeza.

En este blog trataremos algo mucho más profundo: La satisfacción personal.

Un camino hacia la satisfacción personal

Pienso que cuando la gente dice: “¡Quiero ser feliz!”, lo que realmente quiere decir es: “Quiero sentirme completo, realizado, satisfecho conmigo mismo y, en consecuencia, con todo lo que me rodea”.

Uno de los aspectos que considero más importantes en la satisfacción personal de todo ser humano, es en lo relativo al ámbito social. Somos seres sociales por naturaleza, y gracias a esto, se desencadena uno de los principios más vitales de todo ser vivo: La reproducción, la perpetuación de su especie.

Es paradójico.

La satisfacción personal se haya en uno mismo, en lo más profundo de nuestro ser.

Pero para llegar a esa satisfacción personal, necesitamos de los demás. Cuando perseguimos una mejora de nuestra forma de ser y de pensar, necesitamos movernos en entornos sociales, poniéndonos a prueba entre el resto de la gente, llevando a la práctica nuestras ideas y principios.

Pero para encontrarse realmente en comunión con uno mismo, hay que mirar primero hacia nuestro interior… Encontrando lo que verdaderamente se encuentra ahí, dirigiéndolo hacia donde de verdad queremos y, entonces, explotarlo y dejarlo salir hacia fuera, hacia los demás.

Y aquí se inicia el camino.

4 comentarios to “Un camino hacia la satisfacción personal”

  1. Anónimo at #
  2. Anónimo at #
  3. Anónimo at #
  4. Anónimo at #
  5. Anónimo at #
  6. Anónimo at #
  7. Anónimo at #
  8. Anónimo at #
  9. Anónimo at #
  10. Anónimo at #
  11. Anónimo at #
  12. Anónimo at #
  13. Anónimo at #

Deja un comentario