Todos somos inmensamente afortunados

Normalmente no somos conscientes de lo inmensamente afortunados que somos.

Hay gente que se queja toda la vida porque no le ha tocado la lotería, o porque nunca le toca nada. Sin embargo…. ¿Alguna vez te has planteado cuál es el motivo de que estés aquí? ¿De que estés… vivo?

Imagen de previsualización de YouTube

Somos materia orgánica, átomos, moléculas… formados por multitud de compuestos, de pequeñas partículas… ¿Alguna vez te has parado a pensar… que el hecho de que estés ahora mismo aquí, leyendo esto, forma parte del fruto de una probabilidad absurdamente pequeña dentro de toda la infinidad de probabilidades posibles?

Ya sólo el simple hecho de que cada uno de nuestros padres se hayan conocido, en las circunstancias que se dieron, lo justamente adecuadas, que ese día estuviesen de humor, en ese mismo instante, ni un minuto antes, ni uno después… Podría haber sido más tarde, sólo unos segundos, y ya no estarías aquí. Y así tus abuelos, y los abuelos de tus abuelos… Y si pensamos en la cantidad de factores que han podido intervenir para que lleguemos a este preciso instante en el que cada uno de nosotros estamos vivos, apreciando la inmensidad del propio universo y de la historia del mismo, seremos conscientes de que somos el fruto de la probabilidad más minúscula e ínfima posible.

Somos inmensamente afortunados de haber nacido… de estar vivos.

 

Un comentario to “Todos somos inmensamente afortunados”

  1. Anónimo at #
  2. Anónimo at #
  3. Anónimo at #
  4. Anónimo at #
  5. Anónimo at #
  6. Anónimo at #
  7. Anónimo at #
  8. Anónimo at #
  9. Anónimo at #
  10. Anónimo at #
  11. Anónimo at #
  12. Anónimo at #
  13. Anónimo at #

Deja un comentario